Primer año

Rómulo Polo
Me han concedido mis colegas de la ASCD [Asociación Colombiana de Diseño] el privilegio de pergeñar unas palabras conmemorativas. Intentando ser breve, y dado mi carácter, no haré énfasis en describir las realizaciones, que no son pocas ni menores y podremos recordar entre todos con fotos y testimonios y con la íntima satisfacción de quienes han trabajado realizando tantas actividades y estructurado muchos proyectos. Es una visión personal, y mi empeño estará en los retos, en algunas cosas entre tantas que nos quedan por lograr…
Hemos logrado sobrevivir a las inmensas dificultades del trabajo asociativo, venciendo la impericia, la desmemoria, la abulia, el peso de lo individual sobre lo colegiado, aprendiendo lentamente a actuar en equipo [que no es ‘pensar igual’ sino ‘pensar consensuado], a respetar mecanismos de concertación y reglas que nos autoimponemos para mantener la unidad y el rumbo, dar sentido, institucionalidad e importancia a la instancia grupal, ganar respeto en la comunidad profesional y ante las entidades públicas y privadas y ejercer el derecho a participar de sus mecanismos de concertación y, en lo posible, de los beneficios de las políticas y recursos públicos dirigidos al desarrollo del país. En este camino hemos avanzado mucho, ante la incredulidad de los inmediatistas y el escepticismo de quienes ven a las asociaciones como oportunidades de beneficio personal: crear una cultura gremial es el camino largo, donde los beneficios individuales deben darse en el marco del beneficio colegiado y principios claros.
La ASCD ha despertado el interés de los diseñadores en todo el país, pero aún nos queda el gran reto de lograr su activa participación dentro de propósitos comunes mirados a mediano y largo plazo. Una participación que, como proponen los estatutos, reconoce la importancia de los intereses y visiones propias de cada rama disciplinaria y las particularidades de nuestras diversas ciudades y regiones. Para lograr integrar a la comunidad profesional debemos vencer el escepticismo propio del individualismo [particularismo o regionalismo… que son más ¡de lo mismo!] que agobia nuestra sociedad, donde lo público y lo social carecen de visiones integradoras y de metas que unifiquen las actuaciones de sus miembros.
La ASCD ha logrado visionar el rol de los gremios ante el sector público y la sociedad, a través de las instituciones gubernamentales y privadas y frente a las perspectivas que ofrecen al Diseño en el marco de sus políticas, programas y mecanismos de participación. Ha propiciado la acción conjunta con asociaciones pares [la ADG, p. e.] y de segundo piso [la RAD, p. e.] y las entidades públicas [p. e., el MCIT y sus organismos y programas, como el Programa Nacional de Diseño PNDI, la Comisión Profesional de Diseño Industrial, los programas de Transformación Productiva, el premio Innova, etc.] con las cuales comparte objetivos y campo de acción, en un clima de relación transparente y respetuosa del marco institucional que las rige, para lograr metas más amplias en beneficio del Diseño y los diseñadores colombianos, sus organizaciones, programas y proyectos. En muchos de estos organismos y mecanismos de lo público, hasta ahora, ha habido una ausencia de participación y un vacío de representación de los diseñadores profesionales que la ASCD legítimamente aspirar liderar.
La ASCD ha planteado con claridad los mecanismos de integración y participación amplia de las personas, entidades, empresas y organizaciones que se interesan o desarrollan actividades de Diseño, y promueve su ejercicio ético y responsable y la profesionalización y adecuada retribución en su desempeño. La ASCD reconoce las leyes y normas vigentes y a ellas se acoge con sentido realista y a la vez crítico, en el sentido de la necesidad de su revisión y actualización a las condiciones propias del desarrollo del país y a las necesidades de nuestra sociedad y sus sectores productivos. En esas nuevas normas deberemos lograr
una visión clara de los roles y responsabilidades no solo de los diseñadores sino de todos los actores de los procesos I + D y asegurar las oportunidades que en estos corresponden a las profesiones creativas, en especial a las de Diseño, con un sentido integral de sus diversas ramas y especialidades.
La ASCD ha realizado múltiples actividades y distintos eventos, pero debe estructurar aún más sus dinámicas de Integración, Comunicación, Mercadeo y de Gestión de modo que promuevan la vinculación activa de los profesionales, las instituciones y empresas cercanas a nuestra comunidad y, a la vez, que amplíen la conciencia empresarial, institucional y social sobre la importancia del Diseño y de los diseñadores y sobre sus roles en las metas sociales de calidad de vida, productividad y competitividad de nuestras regiones, sectores y empresas productivas y de servicio. Ello pasa por estructurar mejor aún su objetivo de construir una organización funcional y operativa, los capítulos por ramas y especialidades y las seccionales en sentido territorial, y su propósito federativo que dar autonomía y complementariedad a la participación amplia de los profesionales y de las regiones. De modo esencial, pasa por la urgencia de estructurar su capacidad de gestión, el sentido gerencial responsable de programas, proyectos y actividades de interés general y beneficio de todos sus diferentes integrantes, ampliando el marco de oportunidades para sus asociados.
La ASCD ha avanzado en su propósito de integrar, representar y promover el Diseño. No obstante que el camino arduo y lleno de imprevistos ya ocupamos un espacio en el imaginario institucional y social. Ello nos traerá prevenciones, palos en las ruedas de nuestras iniciativas, incomprensiones. Sabemos que ello es así y hemos aprendido a hacer sentir nuestra voz con argumentos y sin estridencias, con sentido dialogal y propósito de actuar con todos los actores. Pero sobretodo hemos sido propositivos y claros en nuestras propuestas, y con ello ya prestamos un servicio grande a quienes son nuestros naturales interlocutores y al Diseño colombiano.
Finalmente, en esta visión macro y tal vez insuficiente, y no por ser lo último sino porque es lo básico, me falta reconocer un logro mayor y trascendente: estamos haciendo escuela. Este año de altibajos, de sudor consciente y entusiasta nos deja un equipo humano muy comprometido, generoso y resistente a las frustraciones propias del trabajo sin ánimo de lucro: Gracias a nuestra presidente, D. I. Aida E. Perugache, por su templanza y buen carácter, por su desprendiemiento y constancia, su ponderación y sentido de equilibrio…. Gracias a los diseñadores Lili Daza, Nataly Salas, Ruth Aguilar, Paola Navarrete, Camilo Ruíz, Diego Rozo… entre otros muchos que han colaborado en lo ya realizado y en la construcción de los proyectos por realizar, a quienes han aportado a la participación de los grupos generados en Barranquilla, Pasto, Cali, Medellín, Duitama, Cúcuta y Pamplona. Me centro en los jóvenes, porque ellos representan la posibilidad de un liderazgo nuevo, diferente, desprendido de los recelos y mañas propios de generaciones anteriores… Pero también debo mencionar a los mayores, que con generosidad han aportado a la creación y sostenimiento de esta causa: entre ellos, Jorge Montaña, promotor de la idea y líder de múltiples iniciativas, Jesús Gámez, Jairo Acero, Fernando Márquez, Pastora Correa, Delia Manosalva, Dicken Castro y muchos otros que no alcanzo a mencionar, que apoyan y acompañan este proceso incipiente de hacer gremios… Gracias a todos.
El porvenir de la ASCD es una construcción colectiva. Mantengamos la esperanza, aumentemos la confianza, avivemos la fe… pero, sobre todo, no dejemos de trabajar y ayudar a construir un gremio que le hacía falta a este país.

Anuncios

Un pensamiento en “Primer año

  1. Rodrigo Sanchez Barroso

    Lo felicito y en general a todos los miembros de la asociación. Comparto lo relativo a la dificultad de hacer gremio, pues, por experiencia se lo difícil, que es hacer pensar en equipo, tener visiones de grupo, cuando el individualismo cunde, por no decir el egoísmo… pero solo la perseverancia es la medicina, para los que si y los que no, para todos si se insiste, se logra.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s