CARTA INQUIETUDES SCD

La regional Antioquia comparte esta carta con toda la SCD

Medellín, 15 de febrero de 2012

Señores
SOCIEDAD COLOMBIANA DE DISEÑO
Bogotá

Saludo cordial.

En el marco de las actividades que viene desarrollando el grupo de trabajo de
la regional Antioquia, han aparecido algunas inquietudes sobre lo que se quiere
de una asociación de carácter nacional y la necesidad de algunas precisiones
sobre lo que nosotros consideramos como nuestro aporte a este proceso, lo
cual creemos, se debe socializar con todas las seccionales en el marco de esta
construcción nacional.

Al igual que todos ustedes, sabemos que el diseño en nuestro país necesita una
agremiación que regule y potencie nuestras disciplinas, necesitamos un ente
nacional que nos permita crecer y posicionar, cada vez más, el hacer del diseño
en los ámbitos productivos, políticos y sociales de Colombia.

Sin embargo, debemos decir que hay algunos estatutos y aspectos en los
que no estamos plenamente de acuerdo. Encontramos en dichos estatutos,
problemas de forma (tal vez irrelevantes, ya que se resumen en asuntos de
ortografía y redacción), y otros de fondo, ya que plantean una asociación que
asume responsabilidades y funciones que compiten con el desempeño de los
asociados y profesionales del país (anexamos documento de revisión parcial de
los estatutos). Además, la metodología para la aprobación de los estatutos en la
primera Asamblea General a realizarse en Marzo, deja abierta la posibilidad, de
no llegar a un consenso, y de posiblemente, aplazar la discusión durante un año
hasta la siguiente sesión (según lo hablado en la reunión el día 11 de febrero vía
skype con los integrantes de Bogotá y Medellín).

Así las cosas, y de ser aprobados sin cambios los estatutos, deberíamos continuar
regulados por algunos puntos que consideramos, están en contravía de lo que
pensamos, sentimos y queremos que sea una asociación nacional; si bien es claro
en los actuales estatutos cuáles son los derechos y deberes de todos los tipos
de asociados, no sabemos cuál es el impacto real que tiene en la Asociacón, ser
Socio Fundador Nacional o tener el carácter de Socio Fundador Regional.

Creemos que, aun sabiendo que no participamos en la reunión del 12 de
noviembre, nuestro trabajo, al igual que el de todas las seccionales que están
activas, debe tener el mismo honor y reconocimiento, pues no estamos hablando
de una asociación regional a la que se sumarán otras regiones, siempre hemos
pensado en un proceso nacional, lo que se evidencia en su nombre y sus
principios. Por qué entonces generar divisiones desde su conformación?

Para hacer un trabajo colegiado falta claridad en la información y oficialidad en los
comunicados, esto da lugar a interpretaciones abiertas y malentendidos sobre la
labor que estamos desarrollando. Si ya hay unos cargos interinos, estos deben
lograr que la información fluya de manera oportuna y eficaz, y por los resultados,
percibimos desde aquí, que no es así.

Nuestro grupo de trabajo está conformado por una comunidad amplia, de
egresados, docentes y estudiantes de distintos programas académicos de nivel
profesional, incluso algunos diferentes al diseño, que desde la academia o desde
su práctica profesional creen en la necesidad de construir gremio. Desde esta
constitución plural, no nos parece coherente, que después de todo lo apostado
y trabajado, estos miembros de diferente título, no tengan ni voz ni voto en la
Asamblea General, ya que figurarían como Socios Adherentes, siendo este un
honor muy bajo en comparación a su esfuerzo y dedicación. Es por esto, que
consideramos que este punto debe tener una especial revisión en este momento
del proceso y constituirse como una clara muestra de apertura a la asociatividad
profesional y a la construcción de un verdadero gremio del Diseño.

Esperamos que estas consideraciones aporten en el proceso y puedan servir a
otros profesionales para reflexionar sobre ellas.

Agradecemos su valiosa atención y en especial, la consideración que hacia estas
precisiones, puedan otorgar.

Quedamos atentos a sus comentarios.

Atentamente,

COMITÉ ORGANIZADOR S.C.D.
REGIONAL ANTIOQUIA

Anuncios

4 pensamientos en “CARTA INQUIETUDES SCD

  1. Rómulo Polo

    Las opiniones que aquí expreso son a título personal, como Rómulo Polo, miembro fundador y Veedor de la SCD, y ante todo, como persona comprometida con el proceso que se ha adelantado en su conformación. Por lo tanto no comprometen las decisiones y opiniones que debe expresar el Consejo Ejecutivo Nacional por conducto de la Presidencia de la SCD. En el orden en que se plantean en el texto anterior del COMITÉ ORGANIZADOR S.C.D. / REGIONAL ANTIOQUIA, mis opiniones son las siguientes

    El proceso de conformación y desarrollo de la SCD ha sido claro, abierto y participativo. Ello no excluye la realidad de que una organización nueva no tenga afinados todos sus procesos y mecanismos, y que presente deficiencias tanto en el desarrollo de sus actividades. La SCD es un ente real y legal pero en construcción de su estructura y procedimientos y por ello se ha solicitado el concurso de todos los interesados. Parte de esto es captar, asimilar las posturas y aspiraciones de quienes se aproximan y desean vincularse a la organización, con el legítimo interés de que sean interpretadas. Pero esto es un proceso y no se hace de la noche a la mañana y sobre todo, es materia de consensos que intentamos alcanzar.

    La voluntad de los fundadores de la SCD fue impulsar un proceso participativo que reúna e integre el pensamiento de múltiples y diversos actores. Por ello, incluyeron como fase primaria del proceso una reflexión más amplia que integre las aspiraciones de quienes por diversas razones no hicieron parte de la fundación.
    Es lógico que no haya acuerdo en algunos puntos, y la intensión es intentar llegar a conciliar esos diversos intereses y percepciones sobre el Diseño. Lograrlo puede ser posible si hay un interés común de comprender las razones que informan el estatuto vigente, por una parte, y las que informan las propuestas o reclamos de nuevos interesados. También puede ser complejo, dada la naturaleza de estos procesos de diálogo y el carácter de quienes intervienen, por lo cual es lógico pensar que en los puntos en que no haya acuerdo no deben quedar vacíos que paralicen la construcción de la SCD y el logro de resultados en su desarrollo, y por tanto, dado que hay un estatuto, hasta que formalmente se logre un acuerdo deberá seguir vigente.

    Tal vez aquí debe repetir que la SCD fue fundada ya, con carácter nacional –y no como una de orden regional para Bogotá, que aún no existe–, como consta en actas y registros oficiales en la Cámara de Comercio de Bogotá, de acuerdo con las leyes del país y a los estatutos que se aprobaron en el acto de fundación. Eso es un hecho. Por lo tanto, del espíritu democrático y participativo que fundamenta esos estatutos se deriva un proceso de adhesiones por parte de quienes coinciden son su objeto social y objetivos. Ello empieza por inscribirse y aceptar los estatutos para entrar a hacer parte de la organización y poder participar activamente en sus actividades y procesos.
    Hay un malentendido al ver el hecho fundacional como algo que genere divisiones. Alguien debía iniciar el proceso y eso se dio en Bogotá en Nov. 12 de 2011, felizmente por personas que piensan en el resto del país y no solo en su propia región, como se refleja en el espíritu federativo de los estatutos y en la dinámica que se ha creado en muchas regiones del país –Atlántico, N. de Santander, Nariño, Cauca,, Valle, Boyacá, Antioquia– que en general refleja la comprensión del espíritu amplio de los fundadores.

    No me parece justa la argumentación sobre la amplitud y diversidad de los miembros del Grupo de Medellín (¿cuántos son, a que instituciones, ramas disciplinarias, áreas de interés, etc., representan?) para deducir que no tiene derechos de voz ni de voto. La naturaleza de estos derechos y de los deberes que se deben cumplir hace relación con los requisitos que cumplen los individuos como tales –no como grupo–. Es lo que está en el estatuto, y la SCD y su Consejo Ejecutivo Nacional se han empeñado en realizar un proceso de ajuste de esos estatutos en cumplimiento del mandato que la Asamblea general de Socios fundadores les dio. En eso estamos, y la posibilidad de que muchas personas participen está abierta, como lo demuestra la carta del Grupo de Medellín que me ocupo de comentar. Pero para participar hay que ser parte y para ser parte hay que cumplir las formalidades establecidas, en lo cual no caben interpretaciones distintas a lo que el mismo estatuto y el acta de fundación expresan. Es una voluntad de diálogo, incluyente y participativa, que se ha respetado, como se evidencia en el proceso que se ha seguido.

    Finalmente a nuestros amigos de Medellín y Antioquia les pido un poco más de generosidad que los caracteriza para entender que el proceso seguido ha sido transparente, interesado en incluir a todas las regiones, entre ellas la que ellos quieren representar, por su importancia y amplitud de expresiones de Diseño, sus instituciones y empresas y por los miles de egresados profesionales, técnicos,y empresarios. Y les insisto en que sus opiniones son bienvenidas y con seguridad tenidas en cuenta e interpretadas con un sentido incluyente.

    No es un asunto de regionalismos,ni de privilegios para unos u otros. Es de lograr consensos en el sendero de profesionalizar y hacer respetable nuestra disciplina, de agruparnos y actuar en armonía, de hacernos escuchar en los ámbitos donde se toman las decisiones en beneficio del país.

    Cordiialmente, su colega.

    Responder
  2. jorgemontana

    Mi opinión que he manifestado al consejo, es que las cartas son un mecanismo que no es eficiente en función de los mecanismos participativos y de transparencia que son la base de la asamblea. He propuesto oficiar como facilitador para entender mejor la posición paisa y con metodos de diseño participativo en la misma llegar a propuestas y consensos siempre partiendo del objetivo general que es el mismo, por encima de posiciones que pueden ser diferentes.

    Responder
  3. JAIRO ACERO

    Es lógico que en procesos de construcción gremiales , aparezcan carencias , ausencias y dudas . Hace parte del proceso, sobretodo cuando se trata de construir visiones nacionales desde lo local . Ha sido la tradición institucional de Colombia , desde los tiempos de la Gran Colombia . Entender ésto significa más participación hacia lo general y sobretodo mucha actuación en lo local. Pienso que es una forma de aprovechar la fuerza de nuestra diversidad , para ayudar a construir la nación . Es el ejemplo vivo que nos dá la fuerza de nuestra , que tanto apreciamos y en la que no hay fantasmas .

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s